Disciplina Positiva
  •        info@psicree.com

  • (81)8334 0421  8334 8421

¿Porqué a veces no se como abordar las conductas de mis hijos? ¿Cuál es la mejor manera para disciplinar a mis hijos? ¿Que estrategias necesito abordar con mis hijos? 

El principio de una paternidad responsable es entender nuestro papel como formadores del carácter y personalidad de nuestros hijos; aceptando nuestro actual tiempo de crianza:

Actualmente muchas de las estrategias disciplinarias de los padres han dado como resultado una:

• Generación infantilizada que se niega a la responsabilidad y a crecer. 

• Existe una ausencia o déficit en la capacidad madurativa según la edad de los hijos.

• Nos encontramos en muchas ocasiones con «eternos adolescentes» que viven en «burbujas» bajo la sobreprotección de los padres. 

• No se otorgan las responsabilidades a los hijos en función de su capacidad y edad. 

• Se evita a cualquier precio, que los hijos vivan frustración y rechazo.

• La gran mayoría de los intereses o necesidades de los hijos se cubren con prontitud y en demasía, sin desarrollar el deseo o la necesidad de ello. 

 

Analicemos un poco como fuimos educados y que no deseamos repetir y que si debemos retomar como estrategias formativas con nuestros hijos: 

 

No deseamos Repetir: La distancia emocional que había entre padres e hijos, la escasa comunicación o libre expresión del sentir e incluso de las ideas, la coerción al criterio o los intereses, el ejercicio de la fuerza física como medida disciplinaria, el autoritarismo en sí. 

 

Que sí deberíamos retomar: La figura clara de autoridad, la firmeza en el ejercicio de la disciplina, los criterios claros y sistemáticos con que se aplicaban las reglas o consecuencias (antes castigos), la claridad con que asumían su papel como padres (anteponiendo otros intereses ajenos a la crianza o la familia), la fuerza con que se aplicaban a todos los actos los principios y valores en la familia y el entorno social, la validación hacia todo adulto como figura de autoridad, la clara jerarquía dentro del entorno familiar, generando con ello un organigrama saludable de la familia,  en sí tenían claro que eran los padres de esta familia los adultos en esta relación padres e h

 

Es necesario recordar que inteligencia no es lo mismo que madurez, hoy los niños muestras expresiones y actitudes que nos hacen suponer que son muy capaces de razonar o entender su entorno e incluso de elegir lo que les conviene para su desarrollo,  cuando dichas funciones aún competen a los padres de familia por ser los formadores y adultos de esta relación, o sea por ser el padre quién posee mayor madurez y capacidad de reflexión. 

De los 0 a los 10 años establezcamos reglas y normas formativas un tanto rígidas de los 11 años en adelante será el tiempo de empezar a negociar y escuchar de nuestro hijo sus opciones. Por lo tanto vamos del sistema disciplinario de OBEDIENCIA al entrenamiento de la RESPONSABILIDAD en nuestros hijos.

 

RESPONSABILIDAD es: 

 Es ASUMIR las consecuencias de elecciones y actos, en función de las opciones que se tienen.

 Toda OPCIÓN siempre tiene limitación. 

 Las OPCIONES son planteadas por los padres y las DECISIONES de los hijos.

 Por tanto no hay CASTIGO (acción aplicada) en la DISCIPLINA INFANTIL 

 Sólo hay CONSECUENCIAS (efectos aplicados).

 

 

 

Siendo necesario entrenarla es ahí donde se reafirma el papel de crianza que tenemos los padres.

 

Dicho entrenamiento se da a partir de establecer límites y generar la opción de elegir entre realizarlo con convicción o sin ella, no siendo opción no realizarlo, ya que es la autoridad quién ha girado una INSTRUCCIÓN y ésta no es OPTATIVA. 

 Los limites enseñan a pensar, a discriminar y por ende a elegir. 

 Favorece la integración social y madurez emocional y el respeto. 

 Aprenden que hay reglas, algunas justas y razonables y otros no tanto.

 

El inicio de la paternidad es un acto de confianza en nuestra capacidad innata y en el propio nivel de madurez alcanzado. Es asumir que nosotros somos el adulto en esta relación por lo tanto como padre:

• Sé mi objetivo

• Establezco metas

• Realizo acciones                                                      

 

Es importante identificar que entre más satisfecho se siente el padre de sí mismo más es su capacidad de tolerancia y aceptación hacia él. Es por ello que se busca señalar y sancionar las acciones del hijo y no la personalidad del mismo. Y en este proceso es importante tomar en cuenta el desarrollo y periodos de crisis que vive a lo largo de su desarrollo y que condicionan en muchas ocasiones sus reacciones y actitudes. 

 

Recordando conceptos básicos de disciplina:

• Quién vive la situación la resuelve…

• Toda consecuencia a aplicar será: oportuna, lógica y proporcional 

 

 

El objetivo primordial de la DISCIPLINA: Es un compromiso viable donde sus hijos asuman responsabilidad y aprendan que no se gana en todas las decisiones necesariamente y que hay margen para un acuerdo.

 

 

Live Help